Páginas vistas en total

ENTRADAS

jueves, 27 de octubre de 2011

Consejos para padres de niños en el 2º de E. PRIMARIA


Encuentre un rato para leer, escribir y contar cuentos. Los siguientes consejos le ofrecen maneras divertidas para ayudar a que sus hijos se conviertan en lectores seguros y contentos.

Cuéntele historias de la familia

A los niños les encanta escuchar historias de sus familias. Cuéntele anécdotas divertidas que le hayan sucedido cuando usted era joven. Los abuelos también son una parte importante contando historias.

Haga una caja especial para la escritura

Llene una caja de material para escribir y dibujar. Encuentre los momentos para que su hijo escriba listas para el supermercado, o tarjetas de cumpleaños.

Pídale a su hijo que lea en voz alta lo que ha escrito en la escuela. Sea un oyente entusiasta.

Una vez más, pero con sentimiento

Cuando su hijo lea una palabra desconocida pídale que lea el enunciado nuevamente. Muchas veces los niños están tan ocupados tratando de entender las palabras que pierden el significado de lo que están leyendo.

Hagan un libro juntos

Doble hojas de papel a la mitad sujetándolas con grapas para hacer un libro. Pídale que escriba enunciados en cada página y que haga sus propias ilustraciones.

Invente cuentos en el camino

Tome turnos añadiéndole cosas a un cuento inventado por ustedes mientras van en el coche o el autobús. Trate de hacer que los cuentos sean divertidos.

Señale la relación entre palabras

Explíquele como las palabras que están relacionadas se escriben de manera similar y significan cosas parecidas.

Utilice una lista

Haga que sus hijos escriban una lista para recordar cosas como: "¿Todos mis escritos comienzan con mayúsculas? Sí/No."

¡Hable, hable, hable!

Hable con su hijo todos los días sobre la escuela y cosas de la casa. Use algunas palabras interesantes durante la conversación y recuérdele palabras que ya utilizaron en el pasado para que las aprenda y recuerde mejor.

¡Escriba, escriba, escriba!

Pídale a su hijo que le ayude a escribir la lista del supermercado, una nota para abuelita o un diario de las cosas especiales que suceden en casa. Cuando esté escribiendo, trate que su hijo escriba las letras y sonidos que está aprendiendo en la escuela.

Seleccione libros del nivel correcto

Ayude a que su hijo no seleccione libros que sean demasiado difíciles. El objetivo es darle muchas experiencias exitosas en la lectura.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Lecturas que no deben de faltar para los niños


Uno de los problemas que más afecta a los niños, es su falta afición por la lectura. En muchas ocasiones, este problema viene derivado por los libros que los padres o tutores obligan a leer. Seleccionar una buena lectura para un niño o joven es una cuestión muy personal, ya que cada uno tiene sus propios intereses y gustos.

A pesar de ser la elección personal, editoriales y organismos ayudan a los jóvenes a elegir los libros de lectura, sacando listados de los libros recomendados para cada edad.

A continuación, mostraremos algunos listados donde poder ver los mejores libros para cada edad.

Banco de recursos SOL, consiste en una iniciativa de la Federación de Gremios de Editores de España. Nos ofrece en su sección de lectura varias herramientas para elegir los títulos más interesante.

Lo + 201o, es una recopilación de las 48 obras más destacadas de la literatura infantil y juvenil del pasado año, llevada a cabo por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

Anaya infantil y juvenil. Esta editorial recoge en su página tres secciones diferentes donde se hacen eco de las principales obras recomendadas para este curso escolar, tanto para infantil, como primaria y secundaria.

Muestra del libro infantil y juvenil. Recoge una selección actualizada de 354 títulos de literatura infantil y juvenil organizados por materias y por edades.

Los mejores libros para niños y jóvenes. Se trata de un listado con las obras más interesantes que aparecen cada año. Se lleva haciendo desde el año 1980, por el Banco de Libro de Venezuela.

sábado, 1 de octubre de 2011

La importancia de la Biblioteca en el hogar


Los libros en el hogar son tan importantes como la formación de los padres a la hora de determinar el nivel educativo de los niños
Da igual que sean ricos o pobres, que vivan en EEUU o China, que no tengan estudios o que sean licenciados; los padres que tienen libros en el hogar aumentan el nivel de educación que sus niños pueden obtener, según un estudio que duró 20 años liderado por Mariah Evans, de la Universidad de Nevada, Reno.
Durante años, los educadores han creído que el indicador más potente del nivel de educación que un niño llegará a tener era que los padres tuviesen una alta formación. Sin embargo, sorprendentemente, este gran estudio mostró que la diferencia entre ser criado en una casa sin libros y ser criado en una casa con una biblioteca de 500 libros tiene un efecto tan grande en el nivel de educación del niño como la diferencia entre tener padres sin apenas estudios (3 años) o estudios universitarios (15 o 16 años).
Al ser socióloga, Evans estaba particularmente interesada en demostrar que los hijos de padres sin estudios se pueden beneficiar de la presencia de libros en el hogar. Estuvo buscando maneras de ayudar a las comunidades rurales de Nevada, intentando mejorar su desarrollo y educación.
“¿Qué inversiones deberíamos hacer para ayudar a estos chicos a salir adelante? se preguntó. “Los resultados de este estudio indican que tener libros en el hogar es una forma barata con la que podemos ayudar a nuestros hijos a tener éxito”.
Evans aseguró que “poco a poco se puede conseguir una gran libreria”. Incluso tener “sólo” 20 libros en el hogar tiene un gran efecto sobre el nivel educacional del niño y cuantos más libros tengas, mejor.
“Recibes mucho a cambio de cada libro”, dijo. “Es una inversión que da muchos beneficios en una época en que hay que apretarse el cinturón”:
En algunos países, como China, tener 500 libros o más en las casas hace que los niños estudien una media de 6.6 años más. En Estados Unidos, el efecto es menor: 2.4 años. La media en los 27 países estudiados es de 3.2 años, pero Evans afirma que 2.4 años es un avance muy grande.
Por ejemplo, según el Censo Americano, los estaounidenses que tienen un título universitario, pero no uno de grado, ganan $7.213 más en un año que los que sólo tienen el bachillerato. Los que tienen el título de grado ganan $21.185, en media, que los que sólo tienen diplomas de instituto.
El estudio realizado por Evans y sus compañeros de Nevada, UCLA y la Universidad Nacional Australiana es uno de los más grandes y exhaustivos que jamás se hayan hecho sobre los factores que influyen en el nivel educativo que un niño obtendrá.
Los investigadores quedaron impresionados por el gran impacto que ejercía el hecho de tener libros en casa. El impacto es superior al nivel educativo de los padres, el PIB del país, la profesión de los padres o el sistema político que tengan en su Estado.
Tener libros en casa tiene el doble de importancia que el nivel educativo del padre y es más importante que el lugar en el que el niño creció. Curiosamente, la diferencia entre el nivel educativo de un niño americano y uno chino fue de 2 años, menos que la diferencia entre tener 500 libros y no tener ninguno (3,2 años)
Más información:”Family scholarly culture and educational success: Books and schooling in 27 nations,” publicado en Research in Social Stratification and Mobility.
http://cienciatraducida.wordpress.com/2010/05/21/los-libros-en-el-hogar-son-tan-importantes-como-la-formacion-de-los-padres-a-la-hora-de-determinar-el-nivel-educativo-de-los-ninos/

Cinco consejos para que tus hijos lean

02/04/2011 | Laura Pintos

Elegir el libro acorde a cada edad es fundamental para despertar en los niños el placer por la lectura, pero también hay otros trucos para conseguirlo.

La niñez y la primera juventud son los mejores momentos para descubrir el placer de la lectura, según los expertos. Sin embargo, para que esto suceda, los pequeños deben contar con la ayuda de un adulto que los guíe en sus primeros pasos y además deben acercarse a obras acordes a su edad, para no caer en la frustración por no entenderlas o en el aburrimiento si les resultan demasiado simples. Te damos cinco consejos para conseguir que tus hijos lean, y disfruten de ello:

  • Cuentacuentos. Leerles a los niños un cuento por la noche, antes de dormir, les ayuda a relajarse y además estimula su imaginación, capacidad de reflexión, concentración y memoria. Pero también siembra en ellos el gusto por las historias. Un error frecuente, según explica la librera Marta Balmaseda (La Mar de Letras), es abandonar esta actividad en cuanto el niño aprende a leer. “Se trata de dos niveles de lectura diferentes y complementarios”, indica. Y al principio a los pequeños les cansa leer, lo que puede llevarlos a dejar de hacerlo muy pronto.
  • Placer y exigencia. Aunque la mejor vía para estimular la lectura es el contagio del placer que provocan los libros, debe haber cierta cuota de persistencia en el hábito tanto en el ámbito familiar como en el educativo hasta que éste se establezca también en el pequeño, aunque sin que llegue a percibirlo como una obligación.
  • Mediadores. Los padres, tíos, maestros, libreros o bibliotecarios cumplen un rol fundamental en el establecimiento del hábito lector al actuar como guías en la selección de títulos y responder a las dudas o atender a las reflexiones que propician las obras en los niños.
  • “Libros llave”. Siempre hay un libro en concreto que marca un antes y un después en la vida de un pequeño lector. Son los “libros llave”, esas obras “un poco mágicas que le abren al niño o al joven la puerta hacia el placer de la lectura”, precisa Balmaseda.

· Cada edad tiene sus libros. La comprensión lectora se desarrolla en el niño de manera gradual y progresiva, por lo que los libros a los que accede también deben ir aumentando poco a poco su complejidad. A medida que el niño crece irá eligiendo obras con menos dibujos y coloridos y dará en cambio mayor importancia a las palabras y a la historia en sí. La Fundación Germán Sánchez Ruipérez recomienda seguir esta guía:

0 a 6 años
: La ilustración debe ser predominante, aunque no necesariamente exclusiva. Elegir libros de imágenes, narraciones con animales humanizados, fábulas y cuentos de hadas sencillos, historias del entorno familiar, folclore infantil, retahílas, rondas y canciones. Hasta los 3 años se recomienda optar por libros con pocos elementos e imágenes contrastadas, que permitan identificar y reconocer objetos.

De 6 a 9 años: Empiezan a leer solos y por tanto es el momento de iniciar su biblioteca personal y animarles en la selección y a que expresen sus gustos. Escoger libros de imágenes, poemas y canciones, libros informativos o que respondan a sus preguntas, cuentos maravillosos y tradicionales, historias humorísticas y con animales humanizados y narraciones reales o ficticias no muy complejas.

De 9 años a 12: Hay que encontrar momentos para la lectura al margen de las tareas escolares y comentar con ellos sus experiencias en este terreno. Aumenta la complejidad de las tramas y son convenientes las que provocan una actitud reflexiva. Apostar por libros de aventuras, cuentos fantásticos, narraciones mitológicas, relatos humorísticos, cómics, historias de la vida real, obras informativas y de ciencia.


A partir de los 12 años: Los niños ya tienen más claro lo que les gusta y por tanto hay que apoyarlos en sus elecciones. Optar por novelas realistas y que reflejen los problemas del entorno social, narraciones de suspense, aventuras y ciencia ficción, clásicos de la literatura infantil, obras informativas, revistas y prensa diaria.

Internet como aliada y no como enemiga

Los niños de hoy son nativos digitales y, como tales, querrán leer no sólo en papel sino también en la Red y disfrutarán de las historias tanto en texto como en formatos audiovisuales. Justamente por ello la Fundación Germán Sánchez Ruipérez recomienda valerse también de internet para fomentar el hábito de la lectura.

“La Red es un medio ideal para las personas curiosas. Los niños por definición lo son, así que no te costará conseguir que tu hijo se apasione con algunas de las muchas posibilidades de lectura que ofrece”, señalan los expertos de la entidad a través del portal Lectura LAB.

Para ellos, “internet y lectura son formas de ocio complementarias”, por lo que aconsejan establecer “vínculos entre ellas” y ayudar a los niños a “disfrutar leyendo en cualquier formato”.

Entre otras pautas a seguir, la fundación apuesta por que los padres localicen las páginas web de los autores o personajes literarios favoritos de sus hijos, en las que suele haber más información, comunidad de lectores y juegos, y ayuden a los pequeños a acceder a los libros digitales disponibles.

También, insta a que animen a los niños a escribir sus propias historias, por ejemplo en forma de blog; a investigar sobre un tema que les interese; a utilizar los recursos que ofrecen plataformas como el Servicio de Orientación de Lectura y a leer en los libros electrónicos si así lo prefieren.

http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/literatura/cinco-consejos-para-que-tus-hijos-lean_Ae3Q8hFqnbsDZPSl2Bvzg6/